Máster en Diseño y Desarrollo de Videojuegos

04-12-2017 - Artículos

Hola, ¿puedo jugar?

Paternalismo y acoso sexual. Esta es la realidad a la que miles de jugadoras se enfrentan cada día.

Artículo escrito por Laura Palomo

Anita Sharkeesian. Brenda Romero. Zoe Quinn. ¿Te suenan? Todas son mujeres que trabajan en el sector de los videojuegos, pero comparten algo más. Todas han sido acosadas y amenazadas a través de las redes sociales. Por desgracia, no son casos aislados. Paternalismo y acoso sexual. Esta es la realidad a la que miles de jugadoras se enfrentan cada día. ¿Por qué? ¿Por qué no se nos deja disfrutar del mundo de los videojuegos?

Lo cierto es que esta polarización de trato por sexos empieza desde que somos pequeños. 

Algunos no lo recordarán, pero antes de que las pantallas inundaran el mundo, se nos obligaba a “dejar de perder el tiempo con la maquinita”. Los padres de los ochenta y noventa eran bastante conciliadores: les daba igual PlayStation que Xbox, Sonic que Super Mario. Ante sus ojos y los de la sociedad, todos valían menos que un balón de plástico. Los gráficos, la narrativa, no eran argumentos de peso contra un “sal a que te dé el aire”.  Y por supuesto, llegaba una edad en la que seguir siendo un consumidor asiduo de videojuegos, era motivo de preocupación. Más si eras chica.  

Creo que uno de mis primeros juegos de sigilo fue el de escuchar las conversaciones de mi madre mientras hablaba por teléfono. “No juega con las niñas de su edad. Le voy a tirar la maquinita por la ventana”. Sprint. Coger la Game Boy y esconderla en un sitio donde nadie la encontraría jamás: debajo de la cama. Y para nota, sacar un libro Enid Blyton de la estantería, abrirlo más o menos por el medio y esperar. Ya estaba. +500 puntos de experiencia. 

Hoy en día, si eres mujer y gamer, se te hipersexualiza. Eres un coleccionable más.

Con los años, la idealización de la figura de los padres se diluye. De este conglomerado de intereses surge el titán de la identidad colectiva. Buscas encajar, aunque no lo hagas. Las vivencias son la nueva moneda de cambio. Te dejan de invitar a los torneos de videojuegos porque ¿quién quiere perder contra una chica? Menuda deshonra. Y cuando llegan los primeros ‘eres rara’ piensas que hay algo que no funciona, que estás rota. Hasta que lo abrazas como parte de ti misma. 

Con perspectiva de tiempo, veo cómo han cambiado las cosas. Hoy en día, si eres mujer y gamer, se te hipersexualiza. Eres un coleccionable más. Importa más la ropa que lleves que tus aptitudes como jugadora. Hay excepciones, por supuesto. Gente que te trata como a un ser humano, pero no dejan de ser un porcentaje minoritario. Para demostrarlo, me he propuesto llevar a cabo un pequeño experimento. 

El 16 de noviembre, me abrí una cuenta en Tinder con perfil heterosexual y puse un par de fotografías mías. De descripción, una serie de actividades genéricas como leer, ir al cine y dibujar. Ese mismo día, de una muestra de 50 chicos, obtuve match con un 53% del total. De ellos, un 5% me dio ‘superlike’. 

A la mañana siguiente, cambié la descripción del perfil. Recalqué que me gustaban los videojuegos y que quería trabajar en la industria. De otra muestra de 50 personas, el porcentaje de posibles parejas ascendió al 68%. Obtuve un índice de ‘superlike’ del 21%

El segundo día recibí comentarios de todo tipo. Desde “las mujeres jugáis igual de mal que conducís” a “déjame que te enseñe”. Si no contestaba a los pocos minutos, empezaban a llover comentarios sexuales por despecho. A pesar de que algunos chicos se mostraron comprensivos y amables, por el acoso de otros, me tuve que desinstalar la aplicación. 

Lo peor es que no me supuso ningún trauma. De hecho, arrastre el icono de Tinder a ‘eliminar’ con una calma alarmante. No deberíamos tener esta resiliencia a los comentarios machistas. No deberíamos tener esta resiliencia al acoso sexual. En las redes, en la calle. Se nos obliga a vivir en un estado de alerta continua

En un mundo de matices, somos inducidos a ver en blanco y negro. Chico, chica. Heterosexual, gay. Desde GamesUPM estamos luchando para cambiar el paradigma. Y ojalá algún día, los videojuegos dejen de ser de unos o de otros y pasen a ser algo nuestro. Nuestra pasión. Nuestro universo.


19-03-2019 - Artículos

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

Cómo empezar a desarrollar la idea de tu videojuego

19-02-2019 - Artículos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

Dificultad de juegos actuales vs clásicos

22-01-2019 - Artículos

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games

Entrevista a Antonio Clavaín de Artax Games
Top